7 claves para tu MVP – Producto Mínimo Viable

El Producto Mínimo Viable (MVP) se trata de hacer crecer un producto con las funcionalidades mínimas necesarias, comenzando por mostrarlo al usuario y establecer si está o no dispuestos a satisfacer nuestro fin comercial por medio de una compra, esto va de la mano si se da solución a las necesidades o gustos que buscan. 

Ayuda a minimizar tiempo y dinero, creando ensayo y error para comprobar cuál es más efectivo para tu cliente y poder alcanzar los objetivos que quiere el negocio. Este concepto se puede ver dentro del Learn Startup, un método que busca adaptar el producto a lo que el mercado demanda.

Aquí, te contamos 7 claves para lograrlo:

1. Suéñalo

Todo empieza por un sueño y un pensamiento de un deseo que tenemos, pero es importante concretarlo para tenerlo como objetivo, se objetivó pues debes apuntar a lo que necesita realmente tus usuarios.

2. Conoce tu cliente

Ya sabes las necesidades que quieres ayudar a satisfacer de tu cliente, pero no es suficiente, ve por más, analízalo y construye de qué forma lo quiere, según edad que tiene, el entorno en el que se desenvuelve, estudios, etc.

3. Ve tras ideas

Busca conocimiento sobre el producto al cual apuntas, es necesario saber qué estás pisando, pues es por donde te vas a mover. Mira quién es tu competencia, su ubicación, entre otras te ayudará a la creación adecuada para tu producto.

4. Créalo

A partir de los datos recolectados y el producto definido, crea la manera en darlo a conocer a tus clientes y saber qué tan viable será. Un ejemplo son las landing page, en donde puedes comprobar el interés que puede tener el producto y a partir de estas modificarlo hasta mejorarlo ante tu segmento, este no es el único método también te podrán servir: entrevistas, encuestas, test A/B, vídeo, maqueta.

5. Lánzalo

Pon atención al momento justo en el que aparezca la oportunidad, la competencia, el movimiento de mercado para lanzar el producto. Escogiendo muy bien el medio que utilizarás, entre los más usados están las redes sociales, email marketing y Google Ads. No te demores en realizar el lanzamiento y tener en cuenta la retroalimentación de los datos basados en los clientes.

6. Mide tu éxito

Reúne todo lo anterior con el fin de calcular los resultados adquiridos correspondiente con los objetivos propuestos al iniciar, para ellos las métricas son tu mejor aliado, puedes revisarlas a través de: interacciones, reacción ante CTA, valor de visitas a tu Landing Page y número de visitas.

7. Analiza

Sobre los resultados obtenidos, teniendo en cuenta la medición, crear nuevas formas de realizarlo y generar la meta deseada, iterando. Deja lo que está funcionando, aquello que no, modifícalo. Recuerda que esto es de constancia y que el mercado está en constante movimiento, hazlo tantas veces sea necesario hasta cumplir tu objetivo.

Según Eric Ries, autor del Lean Startup, nos indica que no solo es la funcionalidad de tu MVP, sino que este también sea confiable, que tenga buen uso y buen diseño.

Dejar un comentario