Sabes qué es una Prueba de Concepto

Seguramente habrás escuchado qué es un Test A/B, el portal cyberclick.es lo define como: El A/B testing consiste sencillamente en probar dos variantes de algún elemento de nuestro marketing, comparar su funcionamiento para sacar conclusiones y aplicar los resultados.

En Smart la prueba de concepto consiste en aplicar un Test A/B para validar tu idea o modelo de negocio con una inversión de marketing aplicada de forma controlada. El objetivo principal radica en entender ¿Qué tan aceptación tendrá en el consumidor real?

La Prueba de Concepto es un método ideal para evaluar si una idea es atractiva y debería ser desarrollada comercialmente.

El Concejo de Investigación Europeo la define como “un enfoque sólido para establecer la viabilidad técnica y comercial de un proyecto”.

Lo primero que debes tener en cuenta es que por Concepto se entiende por compartir la descripción de tu idea de forma clara, sus características fundamentales y sus ventajas competitivas. Por tanto, aproximarte de esta forma, que en principio puede parecer sencilla, te dará una primera oportunidad para decantar aquellos componentes menos importantes y poner en concreto el concepto del producto o servicio planteado a tener una primera interacción con futuros clientes. Tendrás que tener claridad de la oferta de valor o solución a la necesidad que esperas resolver. Para ponerlo en práctica te recomendamos:

  1. Diseñar una Página Web o Landing Page o un producto mínimo viable (MVP) y optimizar el tracking de las visitas hasta donde sea posible
  2. Estar preparado para atender una posible demanda de clientes
  3. Tener un presupuesto definido para invertir en Marketing
  4. Identificar los canales y segmentos más apropiados para pautar: SEM, SMM, Tradicional, entre otros
  5. Definir un tiempo para la prueba

Suena lógico y tiene sentido llevarlo a cabo considerar antes de invertir grandes presupuestos en desarrollos más robustos y funcionales, por eso se busca que sea algo relativamente funcional. La constante aplicación de pruebas de concepto te permitirán encontrar con los siguientes escenarios:

  • Ya existe otro(s) competidor(es) con otro(s) producto(s)/servicio(s) con mayor participación y/o madurez del mercado
  • El consumidor tiene muchas inquietudes de tu producto/servicio
  • Una nueva segmentación de clientes que entrega más resultados que la identificada en tu estudio de mercado
  • Tienes alta interacción pero pocas conversiones efectivas debido a algunas características de tu producto
  • Hay características que son esenciales en tu producto y que no pensabas

o un escenario que es excelente para implementar tu producto lo más pronto posible.

Si ya tienes una estrategia, una clave es hacer minipruebas de concepto para seguir mejorando durante el tiempo, por ejemplo, con un simple artículo puedes publicarlo de una forma diferente:

Título 1: “La innovación que está dando un giro a la experiencia de los usuarios en los hoteles del mundo”

Título 2: “Retadora innovación para tu hotel”

Podrías validar después dentro de una semana, cuál título tuvo mejor interacción y mayor cantidad de visitas.

También es recomendable generar hipótesis en torno a productos que ingresan al mercado:

¿Qué medios utilizaron para lanzar al mercado?

¿Qué copys fueron más atractivos para el consumidor?

¿El producto fue viable y cuál es su estado actual en el mercado?

¿Tienen elementos en común con la idea que has estado trabajando?

Luego de haber leído ese artículo, como lo has hecho en otras ocasiones, terminarás extrayendo varios principios que bien podrías aplicar en tu proyecto. Sin embargo, antes de que el entusiasmo te conduzca al paso de invertir en marketing para darlo a conocer, pregúntate si tienes mayor certeza sobre su viabilidad.

Escrito por: Sandra Rodríguez, Periodista y Consultor Digital | comunicaciones@smartsi.info

Aportes: Juan David Pulido, Líder de Proyectos Digitales | juan@smartsi.info

Smart Agencia Digital

Dejar un comentario

mitos marketing digital colombialead nurturing marketing digital